22 de Enero de 2019

Qué hacer para no caer en solidaridad laboral con las franquicias

Valora este artículo
(0 votos)

Los tribunales del Trabajo sólo toman el nuevo Código Civil y Comercial como "guía de valor" pero no respetan sus principios de no solidaridad laboral en materia de franquicias.

Se debe tener extremo cuidado para que no sentencien fraude laboral, remarca Dolores Olveira en una nota para cronista.com.

A pesar de las normas del Código Civil y Comercial que dicen que no existe responsabilidad solidaria en materia laboral en el contrato de franquicia, los tribunales del Trabajo sólo toman esa norma como “guía interpretativa de gran valor”, y siguen fallando en muchos casos contra las empresas.

Por este motivo es importante saber qué recaudos tomar para evitar que se declare a ese contrato en “fraude laboral”.

El nuevo Código Civil y Comercial de la Nación refleja el criterio adoptado por el legislador respecto a un tema en el que existían y aún existen posturas doctrinarias y jurisprudenciales de los tribunales del Trabajo opuestas.

No todas las Salas de la Cámara del Trabajo fallan igual respecto a la posibilidad de extender o no al franquiciante la responsabilidad por las obligaciones laborales y de la seguridad social de los trabajadores del franquiciado, explicó Ana Carolina Piatti, del estudio Bruchou, Fernández Madero & Lombardi.

Un fallo destacó la existencia del artículo 1520 del Código sólo a modo de: “guía interpretativa de gran valor, puesto que el nuevo ordenamiento refleja el criterio adoptado por el legislador en un tema que no resultaba diáfano, ya antes de la reforma, tanto en doctrina como en jurisprudencia”, comentó Piatti.

El 1º de agosto de 2015 entró en vigencia el Código Civil y Comercial de la Nación, el cual incorporó entre sus instituciones al contrato de franquicia, estableciendo en el artículo 1520 que sus partes -franquiciante y franquiciado-son independientes y que no existe relación laboral entre ellas.

Esa norma prevé que “el franquiciante no responde por las obligaciones del franquiciado, excepto disposición legal expresa en contrario; y que los dependientes del franquiciado no tienen relación jurídica laboral con el franquiciante, sin perjuicio de la aplicación de las normas sobre fraude laboral”.

Consecuentemente, si un contrato de franquicia es celebrado y ejecutado de conformidad a las normas del Código, se excluye la aplicación de los artículos 30 (responsabilidad solidaria en los casos de contratación, cesión o delegación de actividades normales y propias del establecimiento) y 31 (responsabilidad solidaria por la existencia de empresas subordinadas o relacionadas que realizan maniobras fraudulentas o conducción temeraria) de la Ley de Contrato de Trabajo, explicó Piatti.

De todos modos, la especialista aclaró que esto regirá siempre y cuando no concurra un supuesto que la jurisprudencia del fuero del Trabajo pueda calificar como de fraude laboral, por aplicación de los principios que informan el derecho laboral.

NOTAS RELACIONADAS:

Pese a la recesión, las franquicias tendrán un 2018 en positivo

Formas de Contratación y de comunicación en la empresa

Esos principios son, en la duda, a favor del trabajador; irrenunciabilidad, nulidad por simulación o fraude, primacía de la realidad, entre otros.

A efectos de evitar la existencia de Fraude laboral, las partes de un contrato de franquicia, ya sea tanto al tiempo de su celebración como así también durante su ejecución, sigan los siguientes lineamientos, enumeró Piatti:

_Cada una de las partes del contrato de franquicia debe ser un empresario o empresa realmente independiente y autónomo, y asumir los riesgos económicos de su propio negocio.

_No se ceda ni subcontrate la realización de obras o servicios que hagan a la actividad principal u específica del franquiciante.

_El franquiciante no puede poseer participación accionaria de control directo o indirecto en el negocio del franquiciado.

_Los miembros del directorio del franquiciante y franquiciado no deben coincidir.

_No debe existir confusión patrimonial entre el franquiciante y el franquiciado.

_El franquiciado debe actuar en nombre y por cuenta propia, y no en representación del franquiciante, a quien no obliga.

_Cada una de las partes debe llevar documentación societaria y laboral diferenciada.

_Cada parte debe poseer un domicilio social diferente.

_El franquiciante no puede impartir órdenes ni instrucciones a los empleados del franquiciado.

_Los empleados del franquiciado deben estar correctamente registrados en la documentación laboral respecto a la fecha de ingreso, remuneración, jornada de labor y categoría laboral.

_El franquiciado debe cumplir con las obligaciones laborales y de la Seguridad Social respecto a sus empleados.

Si estas pautas concurren en la realidad de los hechos, la responsabilidad solidaria establecida en los artículos 30 y 31 de la Ley de Contrato de Trabajo, no debería hacerse extensiva al franquiciante respecto a las obligaciones laborales y de la seguridad social de los trabajadores del franquiciado, enfatizó Piatti.

En realidad, si una parte ofrece a otra la celebración de un sistema que no cumple con esos requisitos legales, no existirá un contrato de franquicia conforme al Código Civil y Comercial de la Nación, y por ende, no gozará de las ventajas que ese cuerpo legal le otorga en materia Laboral, aclaró.

Comentario en Facebook

Copyright 2012 © - Todos los derechos Reservados | Design by ideas2.com.ar