18 de Febrero de 2019

A+ A A-

Impuesto a la Ganancia Mínima Presunta: abonarlo sería confiscatorio

Valora este artículo
(0 votos)

Las empresas pagarán este año por última vez Impuesto a la Ganancia Mínima Presunta, pero por tener quebrantos que deducir de Ganancias, lo que se hace primero, más pagos de varios años de IGMP, es probable que 2018 sea un costo.

El Impuesto a la Ganancia Mínima Presunta (IGMP) fue derogado en 2016 para los ejercicios que se inicien a partir del 1 de enero de 2019; o sea que los vencimientos hasta el 31 de diciembre serán los últimos.

Pero por ser un período de grandes quebrantos para las empresas, pagarlo podría ser confiscatorio, según los expertos.

Para las sociedades, empresas o explotaciones unipersonales que confeccionen balance comercial, el vencimiento opera el quinto mes siguiente al cierre del ejercicio.

Por ejemplo este mes vencen las declaraciones juradas de las empresas que tienen cierre el 30 de junio, señala Dolores Olveira en una nota para cronista.com.

Muchas empresas se encuentran con resultados contables positivos, pero cuentas con pérdidas impositivas, que probablemente no puedan recuperar en los próximos años, por no tener suficientes ganancias tributarias y por ende no tendrán Impuesto a las Ganancias.

La no existencia de Impuesto a las Ganancias motiva que el pago del IGMP, que se considera como un anticipo a futuro de Ganancias, termine siendo no sólo un costo financiero, sino también un costo económico.

Y es posible que en el plazo de cómputo (10 años) no se pueda utilizar; más aún cuando dicho impuesto fue ingresado en años previos, de manera que lo abonado por IGMP previamente sea de aplicación improbable, y menos aún el que hubiera correspondido ingresar por 2018.

Gastón Miani, y Julián Martin, del Estudio Tavarone, Rovelli, Salim & Miani, recordaron que la jurisprudencia de la Corte Suprema de Justicia, con el caso Hermitage de 2010, y Diario Perfil, de 2014, declarando la inconstitucionalidad del IGMP, establece que el contribuyente debe demostrar que la renta presunta no existió en virtud de la existencia de quebrantos fiscales.

La no existencia de Impuesto a las Ganancias motiva que el pago del IGMP, que se considera como un anticipo a futuro de Ganancias, termine siendo no sólo un costo financiero, sino también un costo económico.

NOTAS RELACIONADAS:

El Presidente pidió no cobrar impuestos a empresas por facturación

Reforma tributaria: se publicó la ley que reglamenta Ganancias

A raíz de ello, la AFIP estableció en la Instrucción 2/2017 que la no procedencia del pago del IGMP ocurre cuando se dan concurrentemente perdida contable y perdida impositiva. Pero dicha visión dista mucho de la realidad de un gran número de empresas, y de la situación del país y las perspectivas futuras, dijeron Miani y Martin.

Esto se debe a que, si en virtud de ajustes impositivos en la declaración jurada del Impuesto a las ganancias , se establece que aún teniendo ganancia contable aunque sea mínima, existe quebranto impositivo y asimismo existen quebrantos impositivos acumulados importantes, las posibilidades de recupero del IGMP como un crédito se tornan ilusorias, precisaron Miani y Martin.

Teniendo en cuenta que la esencia del IGMP es que pueda ser crédito a futuro del Impuesto a las Ganancias, el pago del IGMP, habiendo quebrantos impositivos, más aún con quebrantos impositivos acumulados significativos, y evaluando las perspectivas de cada empresa en particular, nos podemos encontrar que pagar el IGMP en 2018 termina siendo confiscatorio y por ende inconstitucional, añadieron Miani y Martin.

La esencia de su pago es que sea computable como crédito y no que se transforme en un costo más de la empresa, concluyeron.

Comentario en Facebook

Copyright 2012 © - Todos los derechos Reservados | Design by ideas2.com.ar