15 de Agosto de 2018

¿Cómo ganar dinero con las compras online en Instagram?

Valora este artículo
(0 votos)

Hace un tiempo, Instagram era una simple aplicación para compartir fotos, un modo de que los adictos al iPhone mostraran sus últimas y geniales imágenes.

Pero su naturaleza visual y los mil millones de usuarios activos que posee esta red social tienen a los vendedores salivando sobre su potencial como un lugar en el que se puede vender de todo, desde vestidos hasta muebles.

De todos sus usuarios, unos 150 millones interactúan con aproximadamente 25 millones de empresas que tienen presencia en la aplicación. Instagram tiene vínculos con algunos pocos minoristas (incluidos Macy’s y J. Crew), pero esta plataforma sigue siendo una idea de último momento para otros de la industria.

Fue adquirida por Facebook (FB) en 2012 por 715 millones de dólares y la red social ha pasado los últimos tres años tratando de resolver el rompecabezas de las compras.

Los adictos a las compras online han tardado en cerrar sus aplicaciones minoristas a favor de las que aparecen en redes sociales. Incluso ahora, el 54% de los compradores online nunca hace compras que comienzan en las redes sociales, según un informe de 2017 de la compañía de búsqueda visual ViSenze.

Los primeros en explotar la nueva herramienta

Han sido las empresas más pequeñas las que han encontrado formas creativas de vender sus productos en las redes sociales. Por ello, los jóvenes emprendedores están abriendo tiendas digitales que se valen de Instagram para conducir a los compradores a sus páginas web.

Los minoristas de ropa vintage, por ejemplo, colocan sus productos y recompensan al primero de los comentaristas con el autorizo de comprar cada uno de sus artículos, provocando una carrera loca por los vestidos y los zapatos.

Sin embargo, Instagram no facilita estas compras. Todo se hace manualmente por los mismos empresarios. Ahora mismo, hay una brecha entre Instagram y el mundo del comercio minorista.

Por ello, la compañía ha estado estudiando la expansión de nichos para descubrir cómo los usuarios expertos comercializan los productos.

“Realmente queremos invertir en esto -enfatiza en declaraciones a Bloomberg Susan Buckner Rose, directora de monetización de productos en Instagram-. Lo que queremos es que estas empresas no solo tengan una presencia en Instagram, sino que puedan aprovechar todas sus herramientas”.

La compañía está invadiendo el territorio codiciado por Amazon (AMZN) y los minoristas tradicionales deseosos de aumentar las ventas en línea. Ha estado cortejando a las personalidades más destacadas del mundo de la moda y contratando a algunos, como Virgil Abloh y el diseñador Prabal Gurung.

Kay Hsu, el líder creativo de Instagram, es una figura clave para convencer a las marcas de que utilicen a Instagram. Hsu asiste a festivales en Londres y en Cannes para hablar sobre la nueva estrategia de la compañía.

Kayla Itsines, la famosa modelo de fitness australiana de 27 años, utiliza la aplicación para crecer tanto en la marca como en los negocios. En su cuenta, que ahora tiene alrededor de 10 millones de seguidores, mezcla sus fotos con consejos de entrenamiento y promueve sus propios eventos.

Itsines puede que no llene sus mensajes con botones para comprar vestidos o sombras de ojos, pero de todos modos está atrayendo a los recién llegados a su negocio.

Hsu se detiene en el papel de las personas influyentes como Itsines, aquellas estrellas de las redes sociales cuyos seguidores se mantienen al día con todo lo que hacen y usan. Como son la envidia de todos, parecería como que a todos les gusta ser como ellos.

NOTAS RELACIONADAS:

Facebook te permitirá saber de dónde vienen los anuncios publicitarios

El 88% de los argentinos se conecta todos los días a Internet

“En este momento, esos niños de 13 años están haciendo un mejor contenido que ninguno de nosotros aquí”, aseguró.

Instagram todavía está tratando de aprender, y no solo de sus propios usuarios. Varias nuevas empresas se han lanzado al “comercio social”, aunque con sus propias plataformas.

Poshmark, que comenzó en 2011, ha recaudado más de 150 millones de dólares para su mercado social, donde sus “vendedores-estilistas” construyen sus propios escaparates online para compartir con sus amigos.

Los gigantes tecnológicos también tienen sus propias versiones: Pinterest comenzó a ofrecer pins de compra en 2015, e incluso Facebook, el padre de Instagram, lanzó un mercado en 2016.

Si bien existen numerosas formas de presentar lo que se está vendiendo, ahora los minoristas emplean el hilo estático de fotos de Instagram y, a veces, los videos. Recientemente, Instagram agregó la posibilidad de vender a través de Stories, una función que permite a los usuarios publicar fotos y videos que desaparecen después de 24 horas.

En cualquier caso, parecen intentos primitivos en lo que Instagram encuentra una mejor manera de usar e-commerce en su propia plataforma.

Fuente: Yahoo Finanzas

Comentario en Facebook

Copyright 2012 © - Todos los derechos Reservados | Design by ideas2.com.ar