16 de Noviembre de 2018

Ahorro e inversión sub 35: tips para empezar en el rubro de la renta fija

Valora este artículo
(0 votos)

Al ser menos riesgosos que las acciones, los bonos son una opción muy interesante para todos los que quieran dar sus primeros pasos en la Bolsa.

En una nota para cronista.com, Luz De Sousa Quintas te cuenta qué tener en cuenta antes de invertir en ellos y cómo elegirlos.

En un país como Argentina donde la inflación es muy elevada, no invertir implica perder poder adquisitivo mes a mes. Por eso es importante poner el dinero que tengamos ahorrado a trabajar para nosotros.

Y si bien la mayoría de los jóvenes cree que invertir es algo complicado o reservado a unos pocos, para hacerlo no hay que ser un experto en finanzas.

Ya sea para ganarle a la inflación o incluso para generar capacidad de ahorro para pagar las cuotas de créditos UVA, el universo de la renta fija resulta una opción muy interesante todos los que quieran dar sus primeros pasos en la Bolsa.

Por qué elegir bonos

“Son una clase de instrumento con los que vos sabés, a priori, cuál es el flujo de fondos que vas a cobrar, porque tenés las fechas determinadas de cuándo te va a pagar los cupones. Son menos riesgosos que las acciones y te dan la oportunidad de obtener ganancia de capital”, explicó Nery Persichini, gerente de Inversiones en GMA Capital.

De este modo, indicó que hay tres fuentes que determinan la rentabilidad de un bono: el cobro de cupones, los cambios en el precio y la reinversión de cupones.

“El precio puede subir cuando las perspectivas del emisor (estado, provincia o empresa) mejoran. Por ejemplo cuando la tasa libre de riesgo está estable y cae el riesgo país, los bonos argentinos suben de precio y eso se materializa en una ganancia de capital”, graficó.

Cortos, medios y largos: bonos según el perfil del inversor

Una de las claves para empezar a invertir es conocer quiénes somos en relación a las inversiones. Esto implica calcular la capacidad de ahorro, la sensibilidad al riesgo y el horizonte de la inversión.

El menú de bonos es muy amplio (hay en pesos y en dólares) y hay para todos los perfiles de riesgo, desde el más agresivo hasta el más conservador. Si un inversor tiene tolerancia muy baja al riesgo, lo ideal son los bonos cortos y líquidos como el Bonar 2020 y las Letes (Letras del Tesoro en dólares). Estos fueron los menos sensibles a los cambios de tasa de los últimos meses.

“Si sos un inversor que recién arranca, quizás convenga mirar los bonos más cortos, que son más seguros, como las Letes que rinden 5% en dólares y prácticamente no tienen riesgo de mercado porque son al vencimiento”, dijo Persichini.

Una persona un poco más tolerante al riesgo puede ir al tramo medio de la curva con el Discount en dólares. Y ya para un inversor que le gusta el vértigo, lo ideal sería el largo plazo con instrumentos como Bonar 2117 y Bonos Par.

NOTAS RELACIONADAS:

Anuncios de inversiones llegaron a 3.900 millones de dólares en abril

La industria de fondos perdió más de $73 mil millones de capital administrado

“Los jóvenes, gracias a que tienen un horizonte de inversión largo, tienen más posibilidades de correr riesgos, pero siempre tienen que entenderlos, de lo contrario pueden confundir inversión con especulación”, acotó Pablo Castagna, director Portfolio Personal.

Qué tener en cuenta a la hora de elegir un bono

Luego de elegir la moneda y el plazo en que se quiere invertir, hay que hacer la evaluación. Algunos analistas optan por mirar la TIR (Tasa Interna de Retorno) y otros la liquidez, que es la posibilidad de comprarlo o venderlo en el momento que uno quiera.

“Que el bono sea operado y haya manos dispuestas a comprarlo al momento que vos quieras salir es muy importante, sobre todo en Argentina”, destacó Persichini. Los bonos soberanos y las Lebac son los más líquidos del mercado. Mientras que para tener una rentabilidad un poco mayor, pero con menos liquidez y más riesgo, están los bonos provinciales.

Además, el economista explicó que aquellos jóvenes que están pensando en sacar un préstamo UVA y quieran garantizar que sus ahorros minimicen el riesgo de la cuota, pueden pensar en una cobertura e invertir en bonos CER, que pagan la inflación más una tasa de interés real.

“Podes generar capacidad de ahorro haciendo que tu portafolio se valorice a una velocidad igual o mayor al ritmo que avanza tu deuda hipotecaria”, señaló. De este modo, el economista aseguró que una Lebac corta o bonos atados al CER que rinden 6% en términos reales pueden ganarle a la inflación.

Antes de empezar…

En líneas generales, Pablo Castagna recomendó estar bien informado, contar con un asesor que acompañe los primeros pasos y aprovechar herramientas como Twitter para encontrar referentes de mercado.

“Les recomendaría comenzar acercándose a las herramientas tecnológicas para entender los instrumentos que existen en el mercado de capitales y cómo funcionan”, señaló.

Y si bien con una inversión mínima de $10.000 en un bono ya se puede empezar, hay que prestar atención a las comisiones que cobra el bróker.

“Particularmente en renta fija, entender que comprar un bono no es más que comprar un flujo de fondos futuro. El precio del bono es ese flujo de fondos conocido, descontado a hoy. El mercado negociará un precio todos los días, modificando el rendimiento implícito en el mismo”, concluyó Castagna.

Comentario en Facebook

Copyright 2012 © - Todos los derechos Reservados | Design by ideas2.com.ar