19 de Septiembre de 2018

Banner Principal 01 - Matias Perazzo

Índice de acciones emergentes perdieron un 20% desde enero

Valora este artículo
(0 votos)

Los inversores se espantaron con la caída de los precios de los commodities, la agitación cambiaria y los malos resultados de uno de los gigantes tecnológicos de China.

Los mercados emergentes se tambalean hace seis meses y han entrado en un mercado bajista. Los inversores se espantaron con la caída de los precios de los commodities, la agitación cambiaria y los malos resultados de uno de los gigantes tecnológicos de China.

Pese a la recuperación de la lira turca después de que el país tomó medidas para evitar las posiciones cortas en la moneda, el índice de acciones FTSE Emerging en el mundo desarrollado retrocedió 2,3% ayer.

Con esa caída, desde su pico de enero ese índice de referencia perdió más de 20%, el requisito para que sea considerado un mercado bajista.

Los mercados emergentes han enfrentado crecientes presiones en los últimos años. La preocupación en torno a las guerras comerciales pesó mucho, mientras que las alzas de las tasas de interés norteamericanas y el fortalecimiento del dólar estadounidense restaron brillo a los mercados emergentes, y contribuyeron a las crisis en los países más vulnerables que dependen del ingreso de capitales, como Argentina y Turquía.

El último derrumbe se vio exacerbado por los pésimos resultados de Tencent, una de las tres gigantes tecnológicas de China (Baidu, Alibaba y Tencent), lo que deprimió los mercados asiáticos y afectó al sector tecnológico de Estados Unidos.

Tencent, que es el miembro más grande del índice de mercados emergentes de FTSE, registró su primera caída de ganancias en al menos una década, lo que hizo caer más de 6% las acciones que cotizan en EE.UU., la mayor baja intradía en cinco meses. Las acciones norteamericanas de Baidu y Alibaba retrocedieron 2,3% y 3,5% respectivamente, ambas cotizan a sus mínimos de un año.

La caída de las grandes tecnológicas chinas se produjo mientras crecen las presiones en China, la economía en desarrollo más grande e influyente. El índice CSI 300 de Shanghai y Shenzhen retrocedió 18% en lo que va del año, debido a que los inversores están cada vez más preocupados por la desaceleración del crecimiento y la disputa comercial con EE.UU.

"Esta venta masiva que sufrió el sector tecnológico es el último capítulo de una historia que se viene construyendo hace meses", dijo Kristina Hooper, estratega del mercado global en Invesco.

En una señal de la inquietud por China, el yuan offshore del país que cotiza en los principales centros fuera de China sufrió ayer un nuevo golpe durante las negociaciones en Nueva York. Bajó 0,66% en la jornada contra el dólar estadounidense. El piso de 6,94 yuanes por dólar fue el nivel más bajo desde enero de 2017.

Capital Economics recalcó que los datos económicos chinos últimamente se han debilitado, y afirmó que eso es tan peligroso como las severas tensiones comerciales.

"Esos vientos en contra implican que la economía de China seguirá desacelerándose durante el resto de este año. Y ésta es una razón clave de por qué creemos que los activos del mercado emergente seguirán sufriendo en términos generales, independientemente de lo que suceda en Turquía", escribió la firma de research.

Las monedas y bonos emergentes también recibieron golpes. Si bien la lira turca rebotó más de 5% contra el dólar, casi todas las otras grandes divisas del mercado emergente ayer retrocedieron contra el dólar.

NOTAS RELACIONADAS:

La lira turca empieza el camino de recuperación desde un mínimo histórico

Los mercados emergentes ofrecen oportunidades en el mediano plazo

Los mercados de commodities, donde las economías emergentes tienen su principal fuente de demanda, también sufrieron un abrupta descenso ayer.

El cobre, que es considerado un barómetro del crecimiento económico debido a su uso en la construcción y productos de consumo masivo, bajó 4% a u$s 5792 la tonelada, su piso en más de un año. El declive también colocó al metal en territorio de mercado bajista, dado que en junio estaba en u$s 7348.

Como la turbulencia de los mercados emergentes también hace mella en los mercados desarrollados, los inversores acapararon los activos más seguros como los bonos del Tesoro estadounidense.

El rendimiento de las notas a 10 años disminuía 4 puntos básicos a 2,85% a mitad de jornada en Nueva York, en un momento achatando la curva de rendimiento a un nuevo piso de 11 años.

Fuente: Robin Wigglesworth, Adam Samson y David Sheppard / Financial Times

Comentario en Facebook

Copyright 2012 © - Todos los derechos Reservados | Design by ideas2.com.ar