16 de Diciembre de 2018

Las mujeres ganan espacio en la City

Valora este artículo
(0 votos)

Antes de la crisis de 2008, Regina Martinez Reikes trabajaba como comercial en la mesa de un banco.

Solía organizar eventos o armar regalos para agasajar a sus clientes: desde torneos de fútbol o de Play, hasta entradas para un palco en la Bombonera o el Monumental.

Notó que en ese mundo que parecía ser exclusivo para los hombres, había poca oferta pensada para ejecutivas mujeres, remarca Ana Clara Pedotti en una nota para cronista.com.

"Los hombres suelen tener sus espacios masculinos de divertimento, de ocio, que son exclusivos para ellos. Por ejemplo, se juntan a jugar a la pelota, pero muchos negocios se arman en el tercer tiempo. A las mujeres, por nuestro día a día, nos cuesta encontrar esos momentos, que son claves para tejer redes, pero también para la contención en lo que pasa en nuestra actividad todos los días", señaló.

"Si bien surgió como un evento comercial, inmediatamente después vino la crisis de Lehman Brothers y en seguida el fin de las AFJP, una crisis muy dura para el sector, con lo cual no había un mango para hacer nada. Decidimos seguir el encuentro, sin sponsor y abrirlo a todas las que trabajamos en el mercado financiero", recordó.

"Nos conocíamos las voces y no las caras", recordó Paz Sementuch, que trabajó muchos años en la industria de fondos comunes de inversión como gerente comercial y hoy es la encargada de Sales & Trading de un banco.

"Ese fue el primer gran encuentro, que con el tiempo se fue perfeccionando. Primero creamos un grupo en Facebook para poder organizar las futuras reuniones, que fue mutando y hoy tenemos un grupo de Whatsapp con 65 chicas, en el que hablamos de lo que sea: información de corte de las Letes, de las Lecap, acerca de la licitación de la semana que viene hasta recomendaciones sobre un pinto para la casa o datos sobre descuentos en el shopping", comentó Paz.

Son operadoras de las mesas de los bancos, de compañías de seguros, portfolio manager de la industria de fondos comunes de inversión y sociedades de bolsa. Tienen entre 25 y 60 años. Aunque el grueso de las Pink como se autodenominan está en la franja de entre los 35 y los 45.

"Nos juntamos una vez por mes. Habíamos calzado ese encuentro con el vencimiento de las Lebac y desde diciembre vamos a tener que cambiar el método", explicó Sementuch.

La cita es en horario after office en algún punto estratégico de la ciudad. El viernes pasado, las Pink cumplieron diez años como grupo y organizaron un evento especial, para el que viajaron ejecutivas de sociedades de Bolsa o bancos del Interior y personas que en esta década se radicaron en otras latitudes, como en Montevideo o Nueva York.

"Vamos migrando de posiciones y de roles, de ciudades, y seguimos en contacto", aseguró Martinez Reikes.

Como en los tradicionales clubes de varones, las Pink destacan que encuentran la contención, acceden a información del mercado, y aunque muchas trabajan en empresas que son competencia entre sí, pueden "pelotear" sobre todos los temas que hay sobre la mesa en un momento determinado.

Respecto del camino a la igualdad de genero dentro del sistema financiero, son cuidadosas. Prefieren mérito antes que cupos. Por ejemplo, otra de las socias fundadoras de las Pink, Leticia Candini, jefa de la mesa de operaciones del Banco de Santa Fe, afirmó: "Tengo 51 años y desde que empecé a trabajar lo hice en bancos. En cierta medida el sistema financiero todavía es machista, y sin dudas está cambiando, pero quizás no a la velocidad que esperaríamos que fuera".

"Pero creo que si bien a las mujeres todavía nos cuesta abrirnos camino, una vez que ingresamos y somos tomadas en cuenta podemos llegar a ocupar cualquier rol dentro de la industria: lo importante son las ganas y la capacidad", comentó.

"Aunque el sistema financiero es chico en la Argentina, es una industria que te demanda 24x7, por lo que además de las capacidades es importante tener esa disponibilidad", reconoció.

Se definen como "femeninas y no feministas", las Pink intercalan el frenesí del mercado con las demandas de la vida familiar y se debaten cuál es el equilibrio correcto entre ambos aspectos.

Con más de 25 años de experiencia en la industria de fondos, Victoria Lopez Vesschemont encuentra una ventaja a la "mirada femenina" dentro del mundo financiero, especialmente en momentos de tormenta financiera, como el que se vive desde abril.

"Hay varios estudios y papers que demuestran que las mujeres somos más conservadoras en nuestras inversiones. Eso, en parte nos hace tomar riesgos más acotados y poder transitar la turbulencia con más calma. Además, en general a los hombres el trabajo los atraviesa, mientras que las mujeres, por tener un cerebro más apto para las multitareas, podemos tener una visión más general, que nos sirve para manejar mejor la tensión".

Comentario en Facebook

Copyright 2012 © - Todos los derechos Reservados | Design by ideas2.com.ar