15 de Julio de 2018

En dos meses, los de menores ingresos perdieron la mejoría de consumo de dos años

Valora este artículo
(0 votos)

El estrato "Bajo inferior" destina el 57% de sus recursos al consumo masivo. El más golpeado por la devaluación y los aumentos de precios. Se licuaron las mejoras desde 2016.

Los hogares de menores recursos son los que más sintieron el impacto de las turbulencias financieras, la devaluación y el traslado a los precios.

El consumo comenzó a resentirse a partir del segundo trimestre del año y mucho más a partir de mayo, el mes en el que el dólar saltó fuerte, remarca Natalia Donato en una nota para cronista.com.

Pero para los sectores más vulnerables, que destinan el 57% de sus ingresos al consumo masivo, la caída entre abril y mayo llegó al 2%, según un informe difundido ayer por la consultora Kantar WorldPanel.

"La recuperación del consumo en los hogares de menores recursos, que se observó en el 2017 y en el primer trimestre de este año, se frenó abruptamente en el transcurso de los meses de abril y mayo. El nivel bajo inferior, que nuclea el 17% de los hogares, había recuperado un 3% de volumen durante el año pasado y otro 1% entre enero y marzo del 2018, pero entre abril y mayo esas mejoras se licuaron", puntualizó el director comercial de la consultora, Federico Filipponi.

Según la firma, fue determinante para esta caída del consumo la aceleración de la inflación de los últimos meses, con la consecuente pérdida del salario real. Los precios de la canasta de consumo masivo de Kantar pasaron de una variación interanual del 17% al cierre del 2017 a una de 21% en mayo pasado.

"Para los hogares de bajos recursos, el consumo masivo es el principal gasto, por lo que el comportamiento de los precios es central para entender la evolución. Cuando se aceleran muy rápido, tienen que ajustar", explicó el directivo.

El informe precisa que para afrontar las condiciones adversas, estos hogares del nivel "Bajo inferior" achicaron el tamaño de sus compras, dejaron de visitar grandes superficies como hipermercados o mayoristas, y volvieron al punto comercial más cercano a su barrio: almacenes y, en menor medida, a los autoservicios. En promedio, en cada visita al punto de venta, adquirieron un 4% menos de cada categoría.

NOTAS RELACIONADAS:

Cortes vacunos en carnicerías aumentaron más de 6% en junio

Empresarios todavía tienen optimismo para lo que queda del año

"El tamaño de las compras no había caído en los últimos tres años, ni siquiera en 2016, y es una señal fuerte del impacto del contexto adverso de los últimos meses, donde los hogares se ven obligados a bajar la cantidad comprada para afrontar los incrementos de precios", agregó Filipponi.

En términos desagregados, el principal ajuste en los últimos meses se hizo en el rubro bebidas, especialmente sin alcohol, categoría que estos hogares compran con mayor frecuencia, precisa el informe.

El impacto en la merma del consumo es cada vez menor en la medida en que crecen los ingresos. El nivel "Bajo superior", que agrupa al 33% de los hogares, destina el 30% de sus ingresos al consumo masivo; el "Medio Bajo" (28% de los hogares), el 15%; y el nivel "Alto y medio", que nuclea al 22% de las viviendas, apenas aporta el 7% de sus recursos a la compra de alimentos, bebidas, artículos de tocador y limpieza.

Para Kantar, el consumo masivo a nivel general se mantuvo estable en mayo, mientras que para la consultora Scentia se registró una caída de 1,7%, con un estancamiento en las grandes cadenas (la caída fue de apenas 0,1%) y una baja de 3,6% en los almacenes y autoservicios.

Comentario en Facebook

Copyright 2012 © - Todos los derechos Reservados | Design by ideas2.com.ar