19 de Diciembre de 2018

El camino del agua: de la napa a la producción

Valora este artículo
(0 votos)

En qué consiste el proyecto que propone adaptar tecnologías apropiadas para que pequeños, medianos y grandes productores tengan acceso a este recurso natural para usos múltiples.

Esencial, vital e ¿inagotable?. El agua es un recurso natural que aún todavìa muchas comunidades rurales no pueden acceder. En respuesta, el INTA, en conjunto con el Instituto Nacional del Agua, el Ministerio de la Producción y el Ministerio de Infraestructura de Santa Fe, vienen trabajando desde 2010 articuladamente en el manejo de los recursos hídricos, a través del protocolos de la Ruta del Agua, que forma parte del Plan Ganadero Provincial.

Mario Basán Nickisch, ingeniero en Recursos Hídricos y coordinador Técnico del Equipo Interdisciplinario e Interinstitucional de los Bajos Submeridionales Santafesinos, aclaró que: “La ruta del agua trata de identificar, de mostrar los avances a los productores y qué respuestas tecnológicas tenemos en función de los diferentes ambientes, desde tener agua subterránea de calidad a no tener nada. Aprovechamos el agua de lluvia, el agua superficial, el agua subterránea y en función de la calidad que demande damos respuesta al consumo humano, a aguadas para ganadería y riegos de cultivos”.

“A partir del 2010 venimos trabajando muy intensamente en todo lo que es el noroeste santafesino, la depresión central de los bajos, la cuña boscosa santafesina, y el domo oriental beneficiado por el Acuífero Puelche. Nuestro equipo se ocupó de generar y adaptar tecnologías apropiadas para pequeños, medianos y grandes productores para tener acceso al agua para usos múltiples. El agua es esencial, si los animales, los cultivos y las personas no gozan de la cantidad y calidad cuando precisan, no hay posibilidad de vivir ni producir”, subrayó el ingeniero.

Como coordinador técnico del Equipo Interdisciplinario e Interinstitucional de los Bajos Submeridionales Santafesinos, contó que no está solo conformado por el INTA sino también por el Gobierno de la provincia y varias entidades, siempre en torno a manejar los recursos naturales de manera sustentable para los diferentes ambientes.

La Ruta del Agua se realizó el 17 y 18 de octubre como “una recorrida por diferentes sistemas donde mostramos al norte del departamento de San Cristóbal en un establecimiento del INTA en la Palmira, seguimos por un establecimiento de un productor cerca de tostado y al día siguiente nos trasladamos a la cuña boscosa donde tenemos fuertes limitaciones de acceso del agua, ya sea por exceso de sales o elementos tóxicos para el consumo humano como el arsénico”.

La propuesta fue diseñar sistemas de aprovechamiento de agua de lluvia pero de manera eficiente y segura. Se trata de utilizar tecnología adecuada (TA), o intermedia, aquella tecnología que está diseñada con especial atención a los aspectos medioambientales, éticos, culturales, sociales y económicos de la comunidad a la que se dirigen.

Algunas de las ventajas que presenta la adopción de la tecnología adecuada es:

– Relativa poca inversión de dinero.

– Uso de materiales disponibles en la región.

– Tan competitivas como las tecnologías tradicionales.

– Pueden ser realizadas sin la necesidad de un alto nivel de educación.

– Pueden ser producidas a pequeña escala.

– Son flexibles, se adaptan al contexto en que se realizan.

El referente del INTA Reconquista indicó: “No nos compete el agua potable pero la realidad que en los ámbitos rurales los organismos provinciales en todo el país no dan una respuesta eficiente al consumo humano, Entonces le proponemos almacenar agua de lluvia limpia a través de unos filtros, con un adecuado tratamiento microbiológico para que sea segura y no enferme a la gente, sin llegar a los estándares de agua potable.

“Es por ello que fue muy importante el esfuerzo de nuestros extensionistas para poder llevar a cabo estas obras, así como también las articulaciones con el INA-CRL, con el Gobierno de Santa Fe a través del Ministerio de la Producción, de la SAF de la Nación, de Fundapaz y de Organizaciones de Productores como la UOCB, articulando también con las Comunas e intendencias de incumbencia en el territorio”, agregó.

En los ámbitos rurales, cuando hay alguna Municipalidad o Comuna que es de incumbencia, está incluido dentro del ámbito de decisión porque si no tienen que acarrear agua con camiones tanque y eso descomprime totalmente. El norte santafesino concentra la mayoría de la ganadería bovina del país, la mayor limitante es el agua y el forraje.

“Tratamos de garantizar al productor que con tecnología en su propio predio puede ser autosustentable”, señaló Basán Nickisch.

Esta iniciativa se puede aplicar en el resto de la provincia, y en cualquier parte donde se esté condicionado a este recurso vital. “Primero analizamos qué problema hay, la calidad química del agua, vemos qué problema tiene la producción y si el agua es un problema, y luego vemos de donde se puede sacar el recurso. Si se puede hacer una perforación y se puede utilizar el agua subterránea, es lo más fácil, porque si tenes agua en cantidad y calidad que podés extraer de una perforación la inversión es mínima”, aseguró el especialista en recursos hídricos.

El entrevistado mencionó que en gran parte de la provincia, sobretodo en la zona oeste, el agua subterránea es bastante condicionada. Por ello, proponen que el productor se interiorice sobre las prácticas de lluvia de cómo captar de manera eficiente y cómo complementarla con agua subterránea.

“Podes guardar el agua de lluvia en acuífero y sino en represas que tienen que tener un diseño adecuado y áreas de captación convenientes. A veces se cree que el agua de lluvia es la mejor para el ganado pero en realidad no tiene sales, entonces si la mezclás con el agua subterránea excedida en sales lográs un agua muy competitiva. Hay que controlar la calidad pero luego se ve en beneficio de la producción”, fundamentó.

Según el ingeniero en recursos hídricos lo crucial es que haya agua realmente cuando se la precisa. Si una represa tiene agua cuando llueve y luego no alcanza para el período que no llueve, hay problemas. El productor tiene que trabajar para garantizar el agua durante todo el tiempo.

“Estamos convencidos que un productor de cualquier escala, lo primero que tiene que hacer es saber qué hacer cuando tiene dinero. Siempre hay créditos blandos o subsidios o buenas producciones y una buena inversión. En qué invertir adecuadamente para que eso repercuta en la producción y le genere una garantía de recursos naturales que no le genere un condicionante en la producción.

El agua está pero está mal distribuida, el agua que tenemos es inagotable, este bajo o alto el Paraná es dulce y hay que hacerle un tratamiento microbiológico, El tema es como la trasladas a zonas donde hace falta, una manera son los acueductos. toda la parte este de la provincia tiene serios problemas de agua subterránea pero lo que si es gratis es el agua de lluvia. No se la tiene como diseño arquitectónico de la zona. En Santiago del Estero todas las obras de viviendas tiene aljibe o cisterna.

NOTAS RELACIONADAS:

Ella lidera de la “revolución de la soja”

Pese a las inundaciones conservan las expectativas de siembra y producción

En tanto, “se tienen que dar dos cosas: que tengas aptitud agrícola en cuanto a los recursos naturales, no solo el agua sino el tipo de suelo (en el norte tenemos muy pocos suelos con aptitud agrícola por eso apuntamos a la ganadería). El INTA tiene para ofrecer al productor las alternativas tecnológicas más eficientes para cada ambiente. Hay que planificar e invertir en agua siempre para cuando esté la crisis evitar que el productor entre en bancarrota o tenga un diezmo de su producción. En 2008 y 2009 hay gente que dejó de tener producción por la sequía”, remarcó.

Como parte del proyecto comentó que “el principal avance que se produjo fue conocer que problemas para cada ambiente existían y que propuestas tecnológicas dieron buen resultado. La última que expusimos recientemente en el protocolo del proyecto ganadero provincial fue proponer una aguada para un ambiente muy desafiante tecnológicamente como es la depresión de los bajos submeridionales. La situación es de un ambiente con la napa muy alta, un metro y medio, muy salina, suelos salitrosos arcillosos, con poca pendiente natural y vegetación espartillares”.

Por último, concluyó “es una evolución permanente de tecnología, estamos convencidos que para algunos lugares el manejo de agua de lluvia complementada con la subterránea es estratégico y en otros lugares como en el Acuífero Puelche creemos que con perforaciones competitivas y un uso sustentable del o subterráneo es una alternativa. Vamos donde no puede llegar el Estado de otra manera”.

Ese sistema ya está funcionando y su proceso de concreción quedó plasmado en un Informe Técnico que se puede apreciar entrando en el link: https://inta.gob.ar/documentos/demostrador-de-aguada-para-ganaderia-en-la-depresion-central-de-los-bajos-submeridionales.

Fuente: agencia.agrofy.com.ar

Comentario en Facebook

Copyright 2012 © - Todos los derechos Reservados | Design by ideas2.com.ar