19 de Junio de 2018

Banner Principal 01 - Matias Perazzo
A+ A A-

DIEZ CLAVES PARA SER UN BUEN LÍDER

Valora este artículo
(2 votos)

1. Una de las grandes dificultades en las prácticas del liderazgo es considerar al error como la clausura al éxito, sin percibir que la equivocación es la que nos brinda el aprendizaje de lo que nos faltó.

Es decir, es el puente que nos llevará al próximo nivel.

Como dice el Coach deportivo Jorge Valdano: Para ser un buen líder hay que mirar más allá de la empresa y organización, hace falta mirarse.  

“La primera lección para ser un buen líder, es aprender que los líderes también se equivocan”. El romper con el paradigma de que un buen líder es el que todo lo sabe y todo lo puede, implica hacernos cargo de nuestra ceguera de inocencia y soberbia.

2. Cuidar la identidad. Esta no tiene que ver con la imagen como confundimos comúnmente sino con nuestro “Ser”. El ser confiables y éticos implica la disciplina de estar alineados con nuestros valores y las prácticas que generan confianza. Por ejemplo: Te digo que cumpliré con mi tarea a las 18hs y la entregaré, entonces debo  cumplir con el acuerdo a tiempo y aprender a “Ser” el compromiso con mi palabra, es decir, comprometerme con la palabra empeñada. No podemos guiar a un equipo si no somos  disciplinados con nuestras prácticas y no practicamos el respeto por los otros. Hoy parece casi una utopía pero no lo es, no podremos exigir mayor competencia y eficiencia si no aprendemos a ser confiables y hacemos que nuestra palabra sea un ejemplo a seguir.

3. Un Buen Líder tiene un estilo. Mi manera pensar y de hacer en el liderazgo tiene que estar alineada con lo que pienso, digo y hago,  por consiguiente mis prácticas tienen que ser coherentes con mis compromisos. Esto que parece ser tan obvio no lo es, ya que muchas veces renunciamos a nuestros sueños, compromisos y a nuestra palabra por las excusas de las circunstancias o los estados de ánimo que nos embargan. Por eso es muy importante prestar mayor atención en quiénes estamos siendo y aprender a ser humildes para reconocer y cambiar el rumbo cada vez que sea necesario.  El buen líder no prejuzga, ni limita con sus juicios la posibilidades de otros. Es autentico y no se rige por las apariencias.

4. Un líder experto en liderazgo reconoce el poder del lenguaje como generador de realidad. “Un líder es alguien que transforma la realidad  a través del lenguaje, hace ciertas declaraciones, ofertas, pedidos, y promesas”. Un buen líder genera una interpretación del presente, declara la posibilidad de un futuro diferente. El buen líder potencia a las personas como líderes que pueden crear el futuro, en lugar de simplemente "hacer frente" a las realidades de hoy. Compromete a los Líderes a que pueden crear nuevas posibilidades, los seduce e inspira para habilitar a otros a la acción en la invención de  futuros diferentes.

5. El Buen Líder se hace cargo de una buena comunicación, sabe generar una coordinación impecable en una empresa o equipo y hacer que las cosas pasen a tiempo, y propone que es necesario aprender a escuchar y a hablar de manera efectiva para poder producir resultados extraordinarios.

6. Un buen Líder interpreta que la pasión nace del compromiso con una buena Visión o causa. No hay nada mejor que un gran compromiso con nuestros sueños que queremos transformar en realidad. La pasión del soñador produce un estado de ánimo de ambición que contagia a los seguidores y favorece a toda la organización.

7. Desarrolla el poder de ser visionario para seducir a los seguidores y auto-motivarlos como así también comprometerlos con los resultados de lo que quieren producir.  Ayuda a los Líderes seguidores para que puedan transformar sus creencias en promesas de los resultados que quieren obtener. Aprende a anticiparse al futuro y poseer la habilidad de estar a tiempo.

8. Un buen líder entiende de la capacidad del “Ser de Reinvención”, y que es necesario producir un diseño de acciones estratégico para movilizarnos hacia lo que queremos transformar y lograr. Es decir que nuestras acciones son las que definen quiénes somos. Tener en cuenta que el diseño de futuro tiene que ver con la competencia de rediseñar de manera permanente conversaciones. El trabajo conversacional se encuentra en la esencia de las tareas que llevan a cabo los líderes, gerentes, y todos los integrantes de una organización. Es la habilidad de saber diseñar diferentes conversaciones para la acción de acuerdo a la visión de la empresa y de los resultados que se quieren obtener.

9. Un buen líder comprende que cada uno de nosotros posee un potencial extraordinario porque es un ser distinto y diferente, y por consiguiente no precisamos ser famosos para recién dejar una huella productiva en nuestras vidas y en la humanidad. "Todos los hombres que conozco son superiores a mí en algún sentido. En ese sentido aprendo de ellos". Que cada uno de nosotros puede comprometerse en ser la visión de lo que queremos o anhelamos generar, que depende de nuestra apertura y capacidad de comprometernos con el cambio y sus nuevas prácticas.

10. Un buen Líder está presente, aprende a ser vulnerable y por consiguiente humilde.  Sabe y reconoce que el poder está en nuestra capacidad de acción frente a los cambios, para poder aprender, crecer y cambiar. Sabe que todos tenemos una elección y que depende de nosotros tomarla o dejarla. Si no estás de acuerdo con tus resultados hay otras alternativas  estas a tiempo todavía de construir tu mundo soñado. “Los mundos se inventan en el lenguaje”, pedí ayuda si es necesario y ¡empieza ahora! Como dice Ralph Waldo Emerson: "Grabad esto en vuestro corazón; cada día comienza en nosotros un año nuevo, una nueva vida". 

Contacto: ana@opulenceproducciones.com

Comentario en Facebook

Copyright 2012 © - Todos los derechos Reservados | Design by ideas2.com.ar