23 de Junio de 2018

A+ A A-

RECORDAR, ACORDAR, RESPIRAR

Valora este artículo
(0 votos)

La palabra recordar proviene del latín, recordari, re (de nuevo), cordis (corazón).

Significa volver a pasar por el corazón. No sólo se tiene algo o a alguien presente en la memoria, sino que se lo está pasando por el corazón cada vez que se lo recuerda.

La palabra acordar tiene una etimología similar, a (proximidad), cordis (corazón). Cuando estamos acordando con otros, unimos los corazones.

Los antiguos romanos no situaban la mente en la cabeza sino dentro del pecho. De ahí que las expresiones in pectore, in mente o in corde tengan significados similares.

En cambio los griegos no situaban la mente dentro del pecho sino en el diafragma, en ese músculo entre el tórax y el abdomen, responsable del ritmo respiratorio.

En griego se dice fren. Es por eso que nos referimos a la esquizo-fren-ia (tener la mente escindida).

Seguramente le haga bien al corazón dotarlo de recuerdos felices, limpiarlo de discordia, unirlo con otros.

La mente disuelve sus fantasmas y se complace, serena, porque puede escuchar la cadencia incesante de nuestra propia música mientras respiramos.

Contacto: www.facebook.com/claudiopensoconsultores

claudio@claudiopenso.com
www.claudiopenso.com

Comentario en Facebook

Copyright 2012 © - Todos los derechos Reservados | Design by ideas2.com.ar